Abuso sexual en la iglesia

Es un concepto erróneo ampliamente obtenido que las primeras manifestaciones de abuso sexual de sacerdotes contra menores fue un resultado de la investigación que luego fue convertida en una película, ‘Boston Globe’s Spotlight’. En realidad, esto ha pasado desde hace dos décadas con la revelación del sacerdote de Luisiana, Gilbert Gauthe, quien en serie abusó sexualmente a niños durante sus asignaciones como sacerdote católico.

Gauthe fue ordenado como ministro católico en 1971 para la Diócesis de Lafayette en Luisiana. Él también fue abusado sexualmente con solo 9 años de edad, la misma edad de los niños con quien el luego comenzó su abuso depredador. El abuso fue horrendo y aterrorizo a algunos niños diciéndole que, si comentaban de lo sucedido, él los iba a mandar al infierno y también le iba a matar a los padres.

Luego Gauthe revelo que él no sintió ningún compromiso al servicio sacerdotal. Él se convirtió en sacerdote porque eso le dio acceso sin límite a niños de menor edad.

Según un artículo en USA Today, “Gauthe saco ventaja del acceso y realizo un patrón. Durante la década comenzando en el 1972, Gauthe se mudó de Broussard Luisiana a Nueva Iberia, luego a Abbeville y después a Henry, abusando niños en cada locación. El obispo encargado de la diócesis de Lafayette y supervisor de Gauthe en aquel tiempo, fue constantemente avisado de los crímenes de Gauthe, pero nada más respondió reubicando al sacerdote cada vez que empezaba el rumor a fluir.

Frey también les dijo a los padres de las victimas que sus hijos tendrán que ir a confesión para arrepentirse de su participación en los episodios sexuales.

Después el convirtió a Gauthe en el capellán del boy scout.

Esto termino en el 1984. En ese año, los padres de las víctimas de Gauthe trajeron muchas demandas contra la diócesis. Al principio, todos los demandantes llegaron a un acuerdo fuera de los tribunales. Sin embargo, J. Minos Simón, un abogado de Lafayette con corteza y garrulo, negó a resolver de esa manera.

Esas demandas civiles de abuso sexual apresuro cargos criminales y también a Ray Mouton, un abogado rico criado en Luisiana quien tenía la reputación de abogado defensor de criminales más distinguidos. Mouton admitió que el cogió este caso porque él supo que iba ser de alto perfil y que la iglesia tenía mucho que proveer para la defensa de Gauthe. Según Mouton, él nunca se imaginó que este caso cambiaría su vida para siempre y que lo iba llevar a la depresión, alcoholismo y perdida.

“Cuando decidí coger este caso, me destruyo la vida, mi familia y mi fe. En tres años, yo perdí todo lo que algún día quise.”

Mouton había tenido orgullo creyendo que él ha visto todo en cuanto se trataba de los peores comportamientos humanos, hasta que conoció a Gilbert Gauthe. Esto no fue la única sorpresa o lo más decepcionante. Mouton descubrió que Gauthe no fue el único sacerdote delincuente depredador. Había otros y los obispos de la diócesis lo sabían.

“Yo no consideraba en renunciar. Yo no podía renunciar,” dijo Mouton. “Yo sentía como que alguien tenía que hacer algo, hacer algo con todo el poder para proteger los niños inocentes de los obispos que cubrieron los crímenes de los sacerdotes delincuentes quien pertenecen estar encerrados en la cárcel.”

Mouton se unió junto a un abogado Thomas Doyle, OP y un psicólogo entrenado para tratar los sacerdotes con problemas de adicción, Fr. Michael Peterson. Ellos también pensaron en que esto era una crisis floreciente en las iglesias católicas. Los tres colaboraron en lo que ahora se conoce como el Reporte de Doyle-Mouton-Peterson (1985) en la petición de los cardinales de alto rango incluyendo la Ley de Bernard de Boston y el Cardinal de Filadelfia, John Krol. (Para una buena historia de este reporte, conocido como el manual, haz clic aquí.)

En octubre 1986, la vida de Mouton y sus asuntos legales, estaban en las ruinas. El había perdido todo. “Yo entonces pensé en que debería hacer entonces ya que todos los obispos que habían encubierto los crimines clericales también pertenecen en la cárcel con el sacerdote,” dijo Mouton. “Yo sabía que nadie en la iglesia había hecho algo sobre lo sucedido o irán hacer algo.”

“Yo trabajé, luchando contra la diócesis, la iglesia americana y el vaticano hasta que estuve agotado espiritualmente, mentalmente y físicamente.”

Gauthe estuvo en prisión después de declararse culpable de 11 cargos de abuso de menores y sentenciado por 20 años.

Mouton se ha convertido en soberbio y vive tan callado como la vida en el sur de Francia. Para siempre ha cambiado por sus encuentros con la maldad carnal.

La Iglesia Catolica y Abuso Sexual – Un Panorama Histórico

En el libro Sex, Priests, and Secret Codes (2006) escrito por Thomas Doyle, Patrick Wall y Richard Sipe, ellos escriben; “En algunas maneras, esto es un libro doloroso. Demuestra sin duda que el abuso sexual de menores por los sacerdotes no es algo reciente o un fenómeno local. Tampoco es una crisis actual de abuso en la iglesia u otro bache en el camino en la historia de la iglesia católica. Desafortunadamente esto es un crimen, y eso es su apropiado nombre, que ha sido una herida abierta en el cuerpo de cristo desde más allá de los registros obtenidos.” (Prefacio)

El libro demuestra esta contención a través de una inspección del código penal y canónico de la iglesia, documentos del papa, y cartas de los miembros de la iglesia y los religiosos que apoyan su existencia. Uno podrá referirse a la Didache, escrito en 60 AD para encontrar la primera amonestación contra el abuso sexual de menores. Los autores, quien fueron sacerdotes católicos, encontraron rastros de documentos de la iglesia desde el comienzo de este problema.

Los autores y los comentaristas sociales, incluyendo los anteriormente mencionados, han descubierto varias razones sociales, teológicas, disciplinarias y culturales para atormentar, pero no hay una razón que define la real causa del problema de abuso.

Cualquier razón que sea, la iteración más reciente del problema no termino con Gilbert Gauthe en Luisiana. En los 1990s, se han presenciado escándalos similares, esta vez en Nueva Inglaterra con la revelación de James Porter y su historia de abuso predador.

James Porter

Después de habido completado sus estudios sacerdotales en el seminario de St. Mary en Baltimore Maryland en el 1960, Porter fue ordenado como sacerdote de la diócesis de Fall River en Massachusetts. Ahí él fue asignado a la iglesia católica de St. Mary en North Attleboro, Massachusetts. Tres años después, Porter fue trasferido a otra iglesia por quejas recibido de los padres sobre su comportamiento. En 1965, él fue trasferido otra vez después que la diócesis de Fall River recibió querellas similares. En 1967, él fue removido de su asignación parroquial y mandado para un tratamiento a Jemez Springs con los paráclitos que se especializaban en tratar los trastornos psicosexuales de los sacerdotes, especialmente contra niños.

En el año 1969, después de vivir en un centro de habilitación de sacerdotes caprichosos, él fue asignado a la iglesia católica de St. Philip en Minnesota. En menos de un año después, una nueva acusación de abuso surgió y él fue despedido de la parroquia.

En 1971, el decidió reintegrarse a otro centro de rehabilitación dirigido por paráclitos en St. Louis y dejo el sacerdocio. En 1974, la iglesia católica lo laicizo.

En 1976, Porter se casó con una mujer de 23 años de St. Paul Minnesota.

No fue hasta el 1990 cuando Frank Fitzpatrick, un investigador privado de Rhode Island quien fue un asistente de Porter cuando sacerdote, que confronto a Porter a través de una llamada sobre el presunto abuso sexual. Fitzpatrick público un anuncio en los periódicos de Nueva Inglaterra buscando otras presuntas víctimas del abuso de Porter. En 1992, la estación de televisión local de Boston entrevisto a Porter sobre la lluvia de acusaciones de abuso y el admitió de haber abusado 50 a 100 niños. En las siguientes semanas, 60 víctimas de Porter salieron a la luz con más acusaciones.

No fue hasta octubre del 1993 que Porter fue declarado culpable por haber abusado sexualmente a 28 jóvenes católicos en la parroquia del sureste de Massachusetts en los 1960s. El recibió una sentencia de 18-20 años de prisión con la posibilidad de libertad condicional. Su libertad condicional fue negada y renegada durante muchos años. El completo su sentencia en prisión hasta el 2004 pero aun fue mantenido en prisión hasta su muerte mientras esperaba una audiencia de compromiso civil. El murió de cáncer en el hospital de Boston en el 2005.

Desde el escándalo de Porter al principio de las décadas de 1990 hasta que Boston Globe’s Spotlight primeros artículos aparecieron en enero de 2002, la cobertura periodística se concentró en otros incidentes irrelevante. Fue hasta que el equipo de Spotlight empezó a juntar las piezas del rompecabezas horroroso que se revelo la verdad.

En esos años siguientes, Fr. Marcel Maciel, un fundador carismático de la orden religiosa, Legionarios de Cristo, fue acusado de haber abusado sexualmente a seminaristas bajo su cargo. Las acusaciones fueron relacionadas con que desde los anos 1970s, este sacerdote mejicano destacado de la iglesia católica había abusado muchos menores y embarazo a tres mujeres teniendo seis hijos. Como él fue descrito como un líder carismático y el mejor fundador de la iglesia católica romana moderna, fue un éxito para el reclutar seminaristas mientras su vocación sacerdotal declinaba. En ese entonces, Maciel era el sacerdote más destacado en ser disciplinado por sus acusaciones de abuso sexual. Aun así, no fue hasta el año 2006 que Maciel recibirá recriminación de cualquier iglesia por sus acusaciones.

La Investigación del Equipo de Boston Globe’s Spotlight y Su Propagación a Otros Archidiócesis y Diócesis

Cuando Boston Globe comenzó a investigar los abusos sexuales de menores que cometieron los sacerdotes de la Arquidiócesis en el 2001, había escépticos entre los empleados de Globe. Al final, el equipo de Spotlight público más de 600 artículos y le dieron una ojeada comprensiva al publicó sobre la raíz y alcance del problema de abuso sexual en la iglesia católica. Los investigadores y reporteros de Globe hicieron más para descubrir el encubrimiento extenso y la conspiración rodeando el abuso sexual más que otras grandes prensas del país. Lo más importante quizás es que ellos hicieron conexiones entre el sacerdote en un nivel parroquial y sus autoridades – los obispos y los cardenales del arquidiócesis de Boston.

Ellos entrevistaron testigos y sobrevivientes, pero se dieron cuenta que la historia completa estaba en los documentos de las iglesias y algunos estaban guardados en los archivos secreto del arquidiócesis. Mandado por el derecho canónico, cada diócesis y arquidiócesis debe mantener un archivo secreto donde mantienen documentos confidenciales. El acceso para el obispo y los que designan acceso como el canciller o el vicario general, está limitado. Los archivos secretos fue una función importante en la investigación de los problemas de abuso del arquidiócesis de Boston. Son análogos a las cintas secretas del presidente anterior Richard Nixon.

Mientras el flujo constante de las noticias sobre los sacerdotes caprichosos estaba siendo publicados por Boston Globe, las batallas de las cortes se fueron intensificando y las batallas de las relaciones publicas estaban candentes. Como cabeza de la iglesia católica de Boston, las leyes fundamentales fue el centro de atención de los medios de comunicación y las investigaciones del tribunal. Durante el tiempo de la investigación de Spotlight, Law fue discutiblemente uno de los cardinales más poderoso en el mundo y ejerció una gran influencia para los que se convertirán en obispos en el futuro. Aun así, al final, la cobertura implacable de Boston Globe sobre la crisis de abuso y el mal manejo de la ley, demostró ser su derrumbe. En diciembre del 2002, el renuncio con vergüenza y huyo del país.

No fue la única ley cardenal que manejo la crisis de abuso de los sacerdotes mal. El cardenal anterior Humberto Medeiros, fue una función importante en el traslado de los sacerdotes abusadores y encubriendo los escándalos. Cuando la arquidiócesis de Boston fue obligada hacer documentos públicos que se relacionaba con los abusos y los traslados de los sacerdotes, los documentos revelaron que Law, Medeiros y los obispos auxiliares sabían de que los sacerdotes estaban abusando de los niños y decidieron encubrirlos en vez de reportarlos a las autoridades. Como en Watergate, fue el encubrimiento que llevo al funcionario administrativo en las arquidiócesis de Boston al fallecimiento.

Hasta los obispos que hace mucho dejaron la arquidiócesis De Boston querían servir de testigos en la corte. En el 2002, el obispo Thomas Daily de Brooklyn, fue interrogado por unos abogados sobre lo que el supo y cuando, de los sacerdotes abusivos del arquidiócesis De Boston.

En el verano del 2003, un abogado general de Massachusetts Thomas F. Reilly, organizo un gran jurado para investigar la crisis en la arquidiócesis. Robert Banks fue el obispo de Green Bay ese verano, pero fue llamado a declarar ya que él había pasado 6 años como el obispo auxiliar de las leyes cardenales. El gran jurado concluyo lo siguiente:

  • Fallaron en investigar adecuadamente o directamente a los casos de abuso del clero.
  • Obviamente prefirieron mantener a los sacerdotes quienes abusaron a los niños en el ministerio pastoral y generalmente evitaron restringir sus deberes aun cuando se enfrentaban con las opiniones medicas sobre los deberes ministeriales apropiados.
  • Fallaron en reportar las denuncias contras los cleros por abuso sexual de niños o buscar consejo de las autoridades públicas en cómo manejar las investigaciones.

El gran jurado reporto que Banks “no fue sincero” con la policía durante las entrevistas en la investigación criminal del sacerdote anterior John Geoghan, quien fue uno de los primeros sacerdotes investigados por Globe y uno de los pedófilos en serie más destacados en la arquidiócesis. En febrero del 2002, Geoghan fue sentenciado de nuevo a 10 años en prisión por acosar sexualmente a un niño de 10 años.

Según el reporte, en el año 1989 Bank fallo mencionarle a la policía que estaba investigando otras denuncias de abuso contra Geogham, que él estaba consciente de las denuncias anteriores y que Geogham había admitido de haber abusado sexualmente a los niños y que el psiquiatra le había aconsejado al archidiócesis “deberían cortarle las alas antes de que haiga una explosión”.

En otro caso, el reporte dijo que Banks discutió en contra de mandar a prisión a un sacerdote condenado de acosar sexualmente a un niño.

El gran jurado dijo que Banks no les dijo a los oficiales de la corte de Massachusetts que el padre Eugene O ‘Sullivan había abusado otros niños.

O ‘Sullivan luego fue sentenciado a cinco años en libertad condicional y la arquidiócesis lo mando para tratamiento.

Después del tratamiento, Banks urgió el traslado de O ‘Sullivan a una parroquia de Nueva Jersey, con una advertencia a los nuevos jefes de los registros anteriores de O ‘Sullivan, pero sin recomendar que el contacto con el sacerdote y los niños fueran limitados.

“En este instante, la arquidiócesis estaban dispuestos arriesgar que O ‘Sullivan siguiera abusando sexualmente a un niño en otra diócesis aun sido condenado por haber abusado sexualmente a un niño en la arquidiócesis” dijo el reporte de el gran jurado.

La investigación del arquidiócesis De Boston llevo a la delantera otros cargos criminales y una multitud de demandas civiles contra los sacerdotes y arquidiócesis. También digirió hacia otras arquidiócesis y diócesis siendo investigadas por el fiscal general en lugares como Los Ángeles, Manchester, Rockville Centre, Nueva York y Filadelfia.

Verdicts & Settlements

  • Auto Accident $2,750,000
  • Biopsy Resulting In Blindness $2,500,000
  • Birth Injury $1,000,000
  • Brain Damage $12,000,000
  • Brain Damage of Infant $1,000,000
  • Brain Damage of Infant $2,100,000
  • Cancer Misdiagnosis $2,500,000
  • Cardiovascular Injury $2,200,000
  • Cataract Surgery Complication $1,700,000
  • Child's Hand Injury $9,000,000
/

What Sets Us Apart

  • Over 2 Billion Recovered

    We fight tirelessly to deliver results and we are not afraid to go to trial.

  • Recognized Leaders

    We are leaders and educators in legal issues involving personal injury, medical malpractice, and product liability.

  • 50+ Years of Experience

    We have the experience to handle your case all while providing individualized attention.

Request Your Free Consultation Today

Fill Out the Form Below to Get Started or Call Us At (888) 260-0473.

  • Please enter your first name.
  • Please enter your last name.
  • Please enter your phone number.
    This isn't a valid phone number.
  • Please enter your email address.
    This isn't a valid email address.
  • Please make a selection.
  • Please enter a message.